martes, 21 de noviembre de 2017

¿Seremos o somos?

El debate nunca es estéril, siempre es necesario. Pensar, imaginar y planear siempre es bueno, mientras que sirva para avanzar. Una vez más, nos encontramos pensando ¿qué es Timeria? ¿qué somos? ¿qué seremos? ¿qué podemos ser?. Pero como digo, debatir nunca es una pérdida de tiempo. Mucho ha cambiado Timeria desde sus orígenes y mucho se ha hablado de como debería de ser o de como no. Desde este artículo pretendemos aportar nuestro propio punto de vista a este asunto.

Aunque nuestra nación se inspiró en la República de Minerva, la idea de colonizar una isla fue, por motivos obvios, descartada de antemano. Estaba claro que no existían ni los medios económicos, ni las posibilidades políticas para llevar a cabo un proyecto de tal calado, que de hecho hubiera terminado de la misma manera que la propia Minerva. Por ello, este proyecto inspirador, deberemos tratarlo como una utopía romántica, un ideal inalcanzable e imposible de realizar.

Si bien esa fue la idea inicial, la realidad fue que Timeria se inició como un blog sobre cultura clásica. Es por tanto esta realidad la que marca un inicio claro de lo que significa Timera, que comenzó siendo un lugar de encuentro de personas con un interés común. Fue la cultura y su puesta en práctica desde el presente, la vuelta a la celebración de las tradiciones y festividades grecolatinas las que sembraron la semilla de los que hoy somos. Entender esto es fundamental, porque la cultura en Timeria es un pilar fundamental de lo que es y no puede existir si ella.

Por otro lado, y de forma muy temprana, también se dispusieron una serie de terrenos físicos sobre los que se estableció Timeria, algo que sin duda marcaría para siempre nuestra existencia. Quedaba claro, que Timeria no iba a ser un mero juego o entretenimiento, que no iba quedar aislada al ámbito de Internet, que la idea romántica e idílica de la República de Minerva no se haría en una isla, pero quizás si podría llevarse a cabo en un terreno privado. Esto, como he dicho, marcaría para siempre a nuestra propia existencia, o dicho de otro modo, se convertiría en otro pilar fundamental, el territorio físico. Representado en nuestra bandera por el color negro y añorado tiempo después de perderse gracias a las actuaciones policiales y a la crisis económica. Lo que lo convierte en un objetivo a alcanzar tarde o temprano. Algo que en términos timerios se denominó el somatismo, y que en definitiva venía a reivindicar el derecho a independizarse con un territorio basado en terrenos privados.

La pérdida de esos terrenos físicos durante el periodo micronacional, propició una disputa digital-territorial, en el que en distintos momentos se pugnó por uno u otro modelos, de forma combinada o de forma excluyente, desde el equilibrio, al somatismo más puro o el digitalismo total. Pero lo cierto es que tras la pérdida de los territorios físicos, la actividad se ha mantenido tanto en Internet, en los Foros o redes sociales, como en la vida privada y en lugares públicos a falta de un lugar mejor. Esta es la realidad. Pero el debate sobre cuanto de digitalismo o cuanto de actividades físicas debe haber sigue abierto.

Este hecho, y los demás que hemos relatado como partes fundamentales de nuestra historia, forman una estructura que nos define como Timeria. Siempre hemos sido algo más que una simple micronación, lo supimos desde el primer momento que imaginamos una Timeria real y soberana. Lo supimos al saber que nosotros no eramos igual que otras micronaciones porque no necesitábamos inventar cosas o fingir algo. Creo que siempre hemos sido diferentes, que hemos ido más allá de cualquier micronación, en estabilidad, en duración, en crear una cultura propia, en tener territorios físicos y en defender la democracia y la realidad frente a la fantasía. Y al igual que lo sabemos, otras personas lo saben. Saben que somos diferentes, que sabemos buscar las vías para seguir progresando en Timeria. Y por ello, hemos sido atacado uno y otra vez. Pero hemos sido valientes y por fin conscientes para denominarnos como nación cultural.

Es evidente, y quizás siempre lo ha sido, que somos y hemos sido una nación basada en la cultura. Mantener y practicar la cultura grecolatina, es lo que nos reúne, es lo que nos hace timeri@s. El modelo micronacional obviamente se nos queda pequeño y tenemos que salir de la comodidad de algo ya definido para deambular los oscuros caminos de lo que todavía no está construido. Y no lo está, porque nadie ha sido capaz de llegar tan lejos, de organizarse tanto y de pensarse de forma tan soberana como para llegar hasta aquí. Pero hay caminos, hay ejemplos, hay modelos e ideas que nos pueden ayudar. Pero lo primero que debemos saber es ¿a dónde queremos llegar?. No pensemos en lo que se puede y en lo que no se puede. Si queremos algo, encontraremos la forma de llegar a ello.

Creo que es conveniente, en este punto, apuntar que nuestra nación tiene unas características propias que debemos atender, antes incluso de saber a donde queremos llegar. Sin duda, la más importante es que Timeria está formada por personas de lugares diversos de españa y de otros países. Por tanto, si de alguna manera consiguiéramos obtener un lugar donde fundar Timeria, ¿sería posible que toda nuestra población acudiera a ese lugar a vivir?. Obviamente no. No creo que de ninguna manera esto fuera posible, pedir que l@s timeri@s dejaran sus hogares y familias, para que fueran a vivir a cientos de kilómetros a otro lugar. Es por tanto, totalmente imposible fundar una nación Timeria en un lugar concreto, por nuestras propias características. Y es precisamente este modelo de población diseminada, la que conforma otro de nuestros pilares fundamentales de lo que somos.

Con el paso del tiempo, la población timeria va a ir creciendo, también de forma diseminada. ¿Es por tanto posible que se funde Timeria siguiendo esta estructura de población?. Pues la respuesta es sí. De hecho, el primer paso, y el más importante ya funciona de forma totalmente perfecta, la Provincias. Son estas las que organizan a la población timeria dispersa sobre un área y la aglutinan terminar formando el conjunto de Timeria. Un modelo bastante similar al que utiliza, curiosamente, la iglesia católica. Sus fieles, viven dispersos por un territorio, cada uno en sus casas y se reúnen en torno a una serie de provincias eclesiásticas cuya sede centra es el Vaticano. ¿Por qué no es posible organizar de la misma forma Timeria?. Esta forma de organización es claramente panarquísta, no trasgrede ninguna ley de ningún país y garantiza la total independencia de la Organización, por no decir de lo sencillo de su implantación. 

La iglesia es un Estado ecuménico o panarquísta. El término ecúmene proviene del griego οἰκουμένη, oikouménē, (tierra habitada). La iglesia ha conseguido establecer un Estado con millones de personas como sus habitantes, viviendo en sus propias casas, sin necesidad de conquistar o entrar en conflicto con otros países. Los fieles, eligen seguir las leyes de la iglesia y tienen sus propias tradiciones, sus fiestas, su organización política, economía..etc. ¿No es justamente lo que necesita Timeria?. Para llegar a este punto, simplemente debe difundirse lo que es Timeria. Poco a poco irá creciendo en población y las Provincias se encargarán de organizar a los habitantes que formarán parte de nuestra nación desde sus casas, pero asumirán la legislación y las tradiciones que nos son propias. De la misma forma que la iglesia tiene sus propias universidades, colegios, empleos, templos, hospitales y demás, Timeria puede desarrollarse de la misma manera. No hay conflicto de ningún tipo, la idea es clara, el camino está marcado. Timeria es una nación cultural y el desarrollo y práctica de nuestra propia cultura cada vez por más personas, cristalizará en el desarrollo de nuestra nación. 

Es nuestra cultura la luz que ilumina el sendero que no lleva al progreso y al desarrollo de nuestra nación. A través de la realización de actividades, fiestas públicas, eventos deportivos, rituales de la transmisión de nuestra cultura a otras personas, lograremos desarrollar Timeria, sin olvidar claro está las actividades digitales y el uso del Foro. Por tanto, nuestro desafío es consolidar nuestra cultura, hacerla accesible y atractiva para ser practicada y compartida por otras personas. No debemos entrar en conflicto con autoridades de otros países, en todo caso, aprovechar su sistema para apoyar nuestra causa con subvenciones o dinero para realizar nuestros eventos. Pero lo esencial para desarrollar Timeria es lograr que la gente asuma nuestra cultura como algo atractivo, algo que desee practicar y compartir con una Comunidad de más de 200 personas. Un cultura que se basa en retomar las antiguas tradiciones que fueron borradas o tergiversadas por la iglesia católica, retomar los valores clásicos, el pensamiento filosófico, y el latín clásico como vehículo universal de comunicación en la actualidad. 

Nuestro trabajo debe ser facilitar el acceso a nuestra cultura, divulgando nuestro calendario con nuestras fiestas. Celebrándolas retomando el sentido que tienen, el significado de honrar a los Dioses. Combatir las mentiras del monoteísmo, del integrismo religiosos, de la tergiversación histórica y la manipulación de los valores y del pensamiento. Acercar la cultura clásica, promover cursos de latín, divulgar el arte grecolatino, difundir la literatura, la filosofía, el teatro y el pensamiento clásico. Practicar el helenismo en casa, pero también fuera, en fiestas públicas donde se honre a los Dioses y se les devuelva al lugar que les corresponde. 

Debatir algo nunca es estéril. Hablar de que somos o que seremos es algo que será una constante en Timeria. Sin embargo, quiero recordar aquellas palabras de Machado "caminante no hay camino, se hace camino al andar". Andemos pues, andando se hace Timeria. Timeria es lo que hacemos cada día y finalmente seremos lo que hoy hagamos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario